LA CALLE BARRIO
Complejo residencial y asistencial para mayores en Meruelo, Cantabria
Concurso: 2016 - Concurso de ideas
Arquitectos: Marina del Mármol, Mauro Bravo
Promotor: COAC

U:Dropbox316_CO_Residencia Cantábrico�2A planos concurso316

La formación de una nueva comunidad cooperativa, autogestionada y que respete el medio ambiente es el punto de partida de La calle barrio, que propone hacer del “complejo residencial y asistencial para personas mayores” un nuevo punto de encuentro para los habitantes de la localidad de San Miguel de Meruelo.

Dada la importancia que tienen a nuestro parecer los caminos preexistentes como ejes distribuidores, entendemos que preservarlos es un buen punto de partida para el diseño de una nueva estructura urbana a implantar. Hemos utilizado la vía rural que ya unía las villas de San Miguel de Meruelo y Castillo Siete Villas como eje generador del proyecto. Al igual que la estructura urbana de las villas colindantes, el crecimiento se produce entorno a esta vía principal. Además también hemos emulado la estructura urbana de los pueblos vecinos como base de diseño y distribución de los espacios construidos, con una plaza principal en la que se distribuyen las estancias comunes, y plazas más pequeñas para favorecer la socialización de los vecinos en el día a día.

vista 2_1140px

Hemos utilizado diferentes herramientas de diseño para reducir el impacto visual del conjunto de doscientas viviendas en el lugar.

En primer lugar el solape de viviendas en dos plantas aprovechando la pendiente del terreno. Ambas con acceso a nivel de calle y libres de barreras arquitectónicas. Se ha tenido en cuenta no sobrepasar la altura máxima de alero establecida en 5.50m. de esta forma se minimiza el impacto horizontal de la actuación. En segundo lugar, se han agrupado en alzado distintas viviendas dando la sensación mediante el juego de cubiertas a dos aguas de que se trata de una o varias de mayor tamaño. Se ha emulado en cierta forma la escala de los caseríos rurales de la zona y su integración con los espacios verdes de carácter rural.

En cuanto a las zonas verdes, la propuesta ha buscado una integración paisajística en el entorno minimizando la huella horizontal en el lugar gracias a la agrupación de viviendas. Además, las villas tienen sus propias áreas privadas ajardinadas que sirven de filtro para dotarlas de mayor privacidad, además de ser una secuencia que ayuda a integrar las piezas arquitectónicas con la naturaleza preexistente. Las viviendas, con tejados a dos aguas permiten la captación de agua para su utilización como regadío de los pequeños huertos y jardines individuales del proyecto. También el diseño inclinado con poca pendiente del diseño urbano, permite la captación, que mediante canalizaciones semisubterráneas, suministrará el suficiente agua a los distintos jardines y arbolados del espacio común.

seccion_1140px

En cuanto al diseño de las zonas comunes, podemos hablar de tres tipos de espacios en el proyecto.

El primero tiene que ver con los espacios de atención, de servicios y de ocio que se encuentran, principalmente, centralizados en la nueva plaza propuesta por el proyecto. Proponemos este espacio como sitio principal de encuentro y de relación. Tanto dentro de los edifios: cafetería, salón de actos, biblioteca, etc. Así como en la plaza a modo de espacio exterior de reunión. Además, este espacio invita a la organización de eventos exteriores y a generar un lugar atractivo para la interacción social con los vecinos de Meruelo y Castillo Siete Villas.

El segundo espacio común es, tanto el camino que une las villas de San Miguel de Meruelo y Castillo Siete Villas, en torno al cual se genera todo el proyecto, como las distintas plazas que se generan en torno a este eje principal. La idea es que además de la plaza principal, haya otras de pequeña escala que permitan la interacción social diaria entre los distintos vecinos. Espacios que animen al encuentro y a la convivencia.

Por último, el tercer espacio común tiene que ver con la relación directa con la naturaleza. El proyecto se encuentra localizado en un entorno rural que debe ser disfrutado en toda su dimensión. Primero a pequeña escala mediante pequeños jardines y terrazas privadas y después a gran escala mediante caminos y senderos que inviten a recorrerlo. Por ello hemos pensado que es buena idea fragmentar parte del programa principal para generar pequeños pabellones como Pabellón del silencio que a modo de hito puede ser visitado. Además la playa no se encuentra lejos y se pretende conservar y fomentar los caminos rurales que invitan a recorrer el lugar.

viviendas1140px

Las viviendas se han diseñado teniendo en cuenta la flexibilidad y adaptabilidad de las mismas a las distintas situaciones y modos de vida de sus usuarios. Todas las viviendas se pueden compartimentar en dos dormitorios si así lo precisan sus usuarios. También por su diseño, se pueden abrir los distintos espacios a modo de espacio más diáfano relacionando todas las estancias visualmente, donde solo con el movimiento de puertas correderas podemos volver a dividir el espacio. El salón tiene la suficiente dimensión como para convertirse en una tercera habitación si quisiéramos atender a la visita de familiares.

Además, se ha buscado un carácter doméstico y acogedor mediante el uso de materiales cálidos como la madera y el ladrillo. Son piezas que combinan la permeabilidad cuando se requiere y la privacidad mediante los filtros naturales que conforman los espacios exteriores que las componen. Tiene espacios comunes interiores y exteriores lo suficientemente confortables para facilitar la sociabilidad e interacción con los vecinos.

Para favorecer el proceso de construcción y abaratar costes, se han agrupado las soluciones de vivienda en tres tipos de vivienda que cuentan con pocas variaciones entre ellas. La premisa era buscar homogeneidad y diversidad al mismo tiempo. El tipo B tiene su acceso por una cota superior permitiéndole tener buenas vistas al paisaje desde la terraza. El Tipo A tiene su acceso por la cota inferior y dispone de un patio jardín que sirve de amplio espacio de transición con la zona común y el espacio verde de carácter rural. El tipo C es una variante del tipo B con dos habitaciones y baños completos.

seccion fugada

 

 

LA CALLE BARRIO basa su diseño urbano en el tipo de estructura urbana de las villas colindantes. Partiendo de un eje de comunicación (la calle) se produce un crecimiento desde un núcleo (la plaza). Por ello se plantea un proyecto capaz, desde el inicio, de abastecer las necesidades de sus usuarios y con la capacidad de crecer en torno a la calle principal adaptando su estructura a las nuevas necesidades de ocupación.

Se han buscado materiales económicos y disponibles cerca de la actuación. Esto a su vez reduce el impacto de la huella de CO2. Principalmente, el proyecto está diseñado con fábrica de ladrillo para las fachadas. Cubiertas con materiales cerámicos tradicionales, carpinterías de madera (por su buen comportamiento térmico) y pavimentos de adoquines, además de pavimentos de piedra de la zona.

vista 11_03_1140px